La búsqueda por encontrar los secretos de la Marihuana

0
1691

La antes rezagada droga ahora es más aceptada, investigadores alrededor del mundo están tratando de entender cómo funciona y como pudiese luchar enfermedades.

No hay nada nuevo acerca del cannabis, por supuesto. Ha estado a los alrededores del ser humano prácticamente desde siempre.

En Siberia semillas carbonizadas han sido encontradas dentro montículos ancestrales que datan fecha del año 3000 A.C. Los chinos estuvieron usando cannabis como medicina hace miles de años. Marihuana también está involucrada dentro de la cultura estadounidense como lo fue en su tiempo cuando George Washington, quien sembraba cáñamo en el Monte Vernon. En la historia de Estados Unidos, el cannabis era legal inclusive en cierto momento hasta obligatorio sembrarlo y era principalmente usado por sus extractos y tinturas.

Luego se le dio una imagen amenazadora, asesina de la juventud, la droga de la evasión.

Por casi 70 años la planta fue puesta a esconderse socialmente y por ende la investigación médica al tiempo fue detenida. En 1970 el gobierno federal de estados unidos hizo aun mas difícil estudiar la marihuana, clasificándose como una droga ilegal-sustancia peligrosa sin validez médica con alto porcentaje de abuso, en la misma categoría de la heroína. Durante ese tiempo en estados unidos la mayoría de gente ha expandido su conocimiento acerca del cannabis como algo relacionado con el crimen.

Pero ahora, a como mas y mas personas ven la droga para el tratamiento de enfermedades, la ciencia del cannabis está experimentando un renacimiento. Estamos encontrando sorpresas y posiblemente milagros, concebidos dentro de la alguna vez olvidada planta. Aunque aun se siga clasificando la droga como ilegal.

En 23 estado del distrito de Columbia cannabis su es legal para ciertos usos médicos, y una mayoría de estadounidenses están a favor de la legalización para uso recreacional. Otros países están reconsiderando su relación con marihuana también. Uruguay ya voto para legalizarla. En Portugal dejo de ser criminalizada. Israel, Canadá y holanda usan la marihuana medicinal en programas médicos, y en los recientes años muchos países han liberalizado sus leyes de posesión.

La planta simplemente ha estado alrededor de nosotros, su distinguido aroma es comúnmente olfateado en el ambiente. Si, fumar marihuana puede llevar temporalmente a risas incontrolables, quedarte viendo tu zapato sin sentido alguno por un tiempo prolongado, amnesia acerca de lo que sucedió hace 2 segundos atrás y un enorme antojo por comer pizza. Nunca ha sido reportada alguna muerte por sobredosis de marihuana.

Para muchos, el cannabis se ha convertido en tónico para aliviar dolores, corregir desordenes de sueño y estimular el apetito. Campeones de la marihuana afirman que alivia el estrés. Es también considerado útil entre otras como analgésico, antiemético, broncodilatador e inflamatorio. Algunos científicos contienden una debate en acerca como sus componentes pudiesen regular las funciones vitales del organismo-tales como proteger al cerebro de un trauma, elevando el sistema inmunológico y auxiliando la “extinción de memoria” después de eventos catastróficos.

En la aparente prisa por aceptar la hierba dentro de la corriente popular, darle un impuesto y regularla, para legitimar y con modificarla surgen importantes preguntas. ¿Que sucede dentro de esta planta? ¿Como la marihuana realmente afecta nuestro cerebro y cuerpo? ¿Cuáles serían los químicos dentro de la planta que pudiesen darnos una respuesta en como nuestras funciones del sistema neurológico funcionan? ¿Pudiese ser que esos químicos nos dirijan a un nuevo beneficio farmacéutico?

¿Si el cannabis nos está tratando de decir algo, que es lo que está diciendo?

EL QUÍMICO

Tesoro atesorado

Aun entrado el siglo 20 la ciencia aun no entendía la primera cosa acerca de la marihuana. Que había adentro y como trabajaba permanecía un misterio. Debido a su ilegalidad e imagen distorsionada era solamente estudiada por algunos científicos que querían aligerar su reputación por medio de fundamentos previamente estudiados y demostrados.

Fue entonces un día en el año de 1963, cuando un joven químico orgánico llamado por el nombre de Rápale Mechoulam, trabajando en el instituto de ciencias Weizmann en las afueras de Tel Aviv, decidió dar un vistazo a la composición química de la planta. Fue un asombro para el joven químico que a pesar que ya se habían estudiado los compuestos de la morfina del opio en 1805 y el de la hoja de coca en 1855, en el mundo científico aun no se tenia del principal compuesto químico dentro de la marihuana.

“Era tan solamente una planta” recalca Mechoulam, ahora 88.

En ese entonces Mechoulam llamó a la policía nacional israelí habló con ellos y les pidió 5 kilos de hachís libanés. Su investigación fue dentro de un grupo aislado por medio de monos Rhesus a los cuales se les inyectaban sustancias derivadas del hachís. Solo obtuvo un mismo efecto observable. “Normalmente el mono Rhesus es un individuo algo agresivo” el dice que cuando se le administraba el compuesto, el mono llegaba a ser empáticamente calmado. “Sedante diría yo”.

Mechoulam y su colega encontraron en las siguientes pruebas lo que ahora el mundo conoce como el ingrediente activo del compuesto principal, eso que te eleva el tetrahidrocannabinoll (THC). El y su equipo también descifraron la estructura química del cannabidoile (CBD), otro ingrediente clave en la marihuana.

Para estos avances y muchos otros, Mechoulam is conocido como el patriarca de la ciencia del cannabis. Nacido en Bulgaria, miembro respetado la academia de ciencias humanas de Israel y condecorado profesor en la escuela medicina de la universidad judía de Hadaza, donde aun sigue en función un laboratorio dedicado al estudio de la planta. El autor de mas de 400 ensayos sobre la marihuana, quien ha dedicado su vida al estudio del cannabis del cual dice que “es un tesoro atesorado esperando a ser descubierto”. Su trabajo ha influido en la subcultura de la investigación del cannabis alrededor del globo. Aunque él asegura jamás haberla fumado, es toda una celebridad dentro del mundo de la marihuana y recibe una gran bastante cantidad de correos por parte de sus fans.

Israel tiene uno de los mayores y más avanzados programas de marihuana del mundo.

Mechoulam jugó un rol activo en construirlo, así como también orgulloso de sus resultados. Más de 20,000 pacientes tienen licencia para usar cannabis para tratar condiciones como el glaucoma, enfermedad de Crohn, inflamaciones, pérdida de apetito, síndrome de Tourette y el asma.

A pesar de que el no esta a favor particular de legalizar el cannabis para uso recreacional. El piensa que nadie debería de ir a prisión por posesión de marihuana, pero el persiste que la planta “no es una sustancia inocente” en especial para los jóvenes. El cita en sus estudios cambios desarrollados en el crecimiento del cerebro en los cuales se demuestra que los cambios son debido al uso prolongado de dosis altas de THC. Mechoulam también noto que en el caso de algunas personas el cannabis puede provocar severos ataques de ansiedad, y apunta a estudios que sugieren que el cannabis puede accionar el “comienzo” de esquizofrenia entre esos quienes tienen una predisposición genética a la enfermedad.

Si fuese por él, lo que es la a menudo irresponsabilidad chistosa del uso recreacional podría llegar un día a ser más entusiasta y así poder abrazar al cannabis como tal, sin embargo “por ahora” solo como una sustancia estrictamente regulada para su medicinal. El se queja que “la gente no sabe lo que les están dando. Para que funcione en el mundo médico, tiene que ser cuantitativa. Si no puedes contarlo no es ciencia”.

En 1992 Melchoulam y sus colegas hicieron un extraordinario descubrimiento. Aislaron los químicos hechos por el cuerpo humano mismos que son utilizados por el TCH para llegar al receptor del cerebro el cual llamo anandamida.

Desde entonces los endocannabinoides y sus receptores han sido descubiertos. Científicos han venido reconociendo que el endocannabinoide interactúa con una red neurológica específica-tal como la que las endorfinas, serotonina y dopamina usan.

Típicamente las compañías farmacéuticas que elaboran medicinas derivadas del cannabis han tenido que aislar los componentes individuales de la planta. Pero Mechoulam sospecha que algunos casos esos químicos pudiesen funcionar mejor en conjunto con otros componentes encontrados en la marihuana.

“Apenas estamos rascando la superficie” el señala, “y lamento no tener otro tiempo de vida para dedicarle a este campo, por lo que bien descubrimos que los cannabinoides están involucrados de alguna manera en todas las enfermedades del ser humano”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here