Enfermedades autoinmunes: ¿cómo ayuda el cannabis?  

Autor: Anna Wilcox Fecha del autor: 19 agosto 2019

0
304

 

¿Cómo trata el cannabis las enfermedades autoinmunes? ¿La marihuana es realmente efectiva? Así es como el cannabis reduce la inflamación y calma el sistema inmunitario.

El cannabis es famoso por brindar a los consumidores un momento feliz y divertido. Sin embargo, cuando se trata del sistema inmune, la hierba es todo un negocio. La planta no solo es eficaz para aliviar parte del dolor y los síntomas incómodos de la enfermedad autoinmune, sino que también muestra un gran potencial como un potente modulador. Quizás la pregunta más importante aquí es, cuando se trata de cannabis y enfermedades autoinmunes, ¿la marihuana realmente funciona?

Una enfermedad autoinmune surge cuando un sistema inmunitario hiperactivo confunde sus propias células con un invasor extraño. Si su sistema inmunológico está sano, busca y defiende su cuerpo contra los patógenos.

Cada vez que se encuentran con uno de estos patógenos, el sistema inmunitario crea una proteína especial llamada anticuerpo. Estos anticuerpos ayudan al cuerpo a eliminar amenazas muy específicas. En la enfermedad autoinmune, el cuerpo desarrolla y produce estos anticuerpos en respuesta a tejidos orgánicos muy específicos.

También actúan como señales para que el sistema inmunitario sepa que estos son tejidos a los que se dirige. Una vez que algo está marcado con un anticuerpo, las células especiales llamadas células T hacen el trabajo sucio y destruyen todo lo que se ha marcado.

Los anticuerpos pueden fabricarse en respuesta a todo tipo de cosas. En algunas enfermedades autoinmunes, los anticuerpos contra las neuronas en el cerebro son abundantes. En otros, puede encontrar anticuerpos contra tipos específicos de receptores celulares o enzimas.

Algunas de las enfermedades autoinmunes más comunes incluyen:

Artritis reumatoide (el sistema inmunitario ataca el cartílago en las articulaciones)

Lupus sistémico (afecta una amplia variedad de órganos, incluidos los riñones, la piel, las articulaciones y el cerebro)

Enfermedad celíaca (el sistema inmunitario comienza a eliminar el tejido del intestino delgado en respuesta al gluten)

Psoriasis (disfunción inmune en la piel)

Enfermedad de Hashimoto (el sistema inmunitario ataca la glándula tiroides)

Diabetes tipo 1 (el sistema inmunitario ataca las glándulas productoras de insulina en el páncreas)

Esclerosis múltiple (el sistema inmunitario ataca la mielina que rodea las neuronas)

Desafortunadamente, no hay curas para las enfermedades autoinmunes.

 

Cuando la mayoría de la gente piensa en el cannabis, la psicoactividad de la hierba es una de las primeras cosas que se le viene a la mente. Sin embargo, el efecto de la planta sobre el sistema inmune es una razón importante por la cual la hierba tiene tanto potencial terapéutico.

Es un error pensar que el cannabis simplemente proporciona una distracción de una enfermedad grave. Los compuestos en la hierba interactúan directamente con las células inmunes, creando cambios reales y valiosos en el cuerpo.

Esto le da a la hierba el potencial de combatir el cáncer, aliviar los trastornos neurológicos, combatir las enfermedades autoinmunes y calmar la hinchazón.

Pero, ¿qué hace esto posible?

Los compuestos de cannabis como el THC psicoactivo se conectan con sitios especiales en las células llamadas receptores cannabinoides.

Estos receptores proporcionan una forma para que sus células reciban mensajes y respondan a la comunicación. En este caso, los mensajes vienen en forma de endocannabinoides.

Los endocannabinoides son la versión humana del THC. Cuando consumes cannabis, los químicos activos en la planta reemplazan a los endocannabinoides en estos sitios receptores. Resulta que estos receptores y químicos ayudan al sistema inmunitario a comunicarse con el resto del cuerpo.

Hasta ahora, los científicos han encontrado dos tipos principales de receptores de cannabinoides, el receptor de cannabinoides 1 (CB1) y el receptor de cannabinoides 2 (CB2). Los receptores CB1 son más abundantes en el cerebro, pero también se encuentran en las células inmunes. Los receptores CB2 son más abundantes en las células inmunes.

La presencia de estos sitios receptores es una buena indicación de que el ECS juega un papel importante en la regulación inmune. La investigación ha descubierto que los endocannabinoides son inmunomoduladores.

Los niveles de endocannabinoides aumentan cuando existe una amenaza de patógeno. También se han descrito como moduladores negativos del sistema inmune. En pocas palabras, esto significa que los compuestos ayudan al sistema inmunitario a “apagarse”.

Cuando los cannabinoides vegetales intervienen en estos sitios en las células autoinmunes, tienen un efecto supresor sobre el sistema inmunitario. Esta supresión plantea algunas preocupaciones para los profesionales médicos, ya que tener un sistema inmunitario reprimido puede crear vulnerabilidad a enfermedades y ciertos tipos de cáncer.

Sin embargo, la investigación va en ambos sentidos sobre el tema del cáncer. Además, la investigación en animales y células descubrió que el cannabis también puede matar algunas formas de células cancerosas.

Sin embargo, estos efectos inmunosupresores pueden ser extremadamente terapéuticos en la enfermedad autoinmune. Después de reconocer los impactos potencialmente perjudiciales de la función inmune reducida, el Dr. Prakash Nagarkatti de la Universidad de Carolina del Sur explica:

La investigación adicional de estos compuestos podría brindar oportunidades para tratar una gran cantidad de trastornos clínicos en los que la supresión de la respuesta inmune es realmente beneficiosa.

¿Por qué es un problema la inflamación?

Si su sistema inmunitario es hiperactivo, es probable que esté experimentando mucha inflamación. La inflamación ocurre cuando algo causa daño al tejido. Esto podría ser una lesión directa, bacterias, toxinas y una variedad de otras causas.

En respuesta al trauma, las células comienzan a secretar una variedad de compuestos que provocan que los vasos sanguíneos pierdan líquido en el área dañada. Esta hinchazón evita que el invasor extraño o la toxina se propaguen a otras áreas del cuerpo. También actúan como señales inmunes, provocando que las células inmunes se precipiten al área.

El problema con la inflamación crónica es que impide que su cuerpo funcione normalmente. Cuando su articulación está inflamada, se vuelve rígida y difícil de mover.

Cuando la inflamación ocurre en un órgano u otra parte de su cuerpo, simplemente no puede funcionar muy bien. También puede causar daños graves con el tiempo. Perder la funcionalidad de cualquier parte del cuerpo es desastroso para la salud a largo plazo, puede contribuir a una cascada de otros síntomas e incluso puede costarle la vida.

En la enfermedad autoinmune, su sistema inmune continúa atacando y atacando las mismas áreas repetidamente. Es como si tuvieras una infección que nunca sanará. Para recuperar y mantener la función en cualquier tejido que esté siendo atacado, debe calmar la respuesta inmune y reducir la inflamación.

La investigación de 2014 hizo el descubrimiento innovador de que el cannabis puede hacer cambios en moléculas específicas llamadas histonas. Las histonas ayudan a controlar la expresión génica. La investigación encontró que el THC puede causar cambios en las histonas de una manera que suprime la inflamación.

Además, los estudios han demostrado que los cannabinoides regulan negativamente ciertas proteínas inflamatorias llamadas citocinas. En 2008, los investigadores utilizaron modelos animales para probar los efectos del CBD no psicoactivo en la diabetes tipo 1.

Descubrieron que el tratamiento con CBD causaba una disminución de los niveles de citocinas proinflamatorias, mientras que aumentaban los niveles de proteínas antiinflamatorias.

El CBD corrigió tentativamente el desequilibrio inmune.

El cannabis es un antiinflamatorio tan poderoso que se ha demostrado que ayuda a la remisión de la enfermedad de Crohn. La enfermedad de Crohn es una enfermedad intestinal en la que la inflamación en el intestino corre desenfrenada.

En un ensayo controlado con placebo de 2014, los investigadores trataron a 21 pacientes de Crohn con cannabis o un placebo. 11 pacientes recibieron cannabis. De los 11, cinco pacientes estaban en remisión completa al final del ensayo. 10 de los 11 pacientes mostraron mejoras en los síntomas de Crohn, en comparación con solo 4 de 10 controles con placebo.

Todavía tenemos mucho que aprender sobre el cannabis y las enfermedades autoinmunes. Sí sabemos que los compuestos activos en la hierba pueden modular la función inmune y reducir la respuesta inflamatoria.

Las enfermedades autoinmunes y la conexión endocannabinoide es un tema complicado, pero aquí hay algunos breves resúmenes sobre el impacto de la hierba en tres afecciones comunes.

El cannabis parece ayudar a las personas con diabetes tipo 1 de una manera interesante. Como se mencionó anteriormente, la hierba puede calmar las proteínas inflamatorias en el páncreas.

Sin embargo, en 2001, los investigadores pusieron a prueba el THC en roedores con diabetes autoinmune. Después del tratamiento, los investigadores encontraron que los ratones tenían una menor incidencia de hipoglucemia.

Los roedores también tuvieron una disminución significativa en la pérdida de insulina. Estudios adicionales muestran que el tratamiento con cannabis puede ayudar a controlar algunos de los síntomas de la diabetes, incluidas la neuropatía y la retinopatía.

En 2013, los investigadores descubrieron algo interesante sobre la artritis reumatoide. Las células tomadas de pacientes con AR tenían más receptores CB2 en sus células inmunes.

En cierto sentido, el mayor número de sitios receptores es una señal de que las células están pidiendo más endocannabinoides.

Por alguna razón, las células necesitan una mayor cantidad de estimulación endocannabinoide para funcionar correctamente.

Investigaciones anteriores de 2003 descubrieron que se probaron los efectos del CBD en roedores con artritis inducida por laboratorio. Después de inyectar un compuesto inflamatorio, trataron a las criaturas con CBD. El cannabinoide disminuyó la inflamación de una manera dependiente de la dosis. Los marcadores inflamatorios continuaron disminuyendo con el tratamiento consecutivo.

Aunque los receptores CB2 se asocian más comúnmente con el sistema inmune, una revisión de investigación ha citado evidencia de que los pacientes de Crohn (CD) han aumentado la expresión de los receptores CB1 tanto en el cerebro como en el intestino. También se han encontrado altos niveles de endocannabinoides anandamida y 2-AG en los intestinos de las personas con EC.

De manera similar a la artritis, la sobreexpresión de estos receptores es una señal de que las células están pidiendo más cannabinoides. Esta es una buena señal de que las terapias con cannabinoides son prometedoras para la enfermedad. La revisión también explicó que el tratamiento con cannabinoides ha demostrado reducir la inflamación en el intestino.

Una cuenta personal

Angie fue diagnosticada con lupus en diciembre de 2010. Ella había estado tomando los esteroides de drogas estándar y bajas dosis de metotrexato de drogas de quimioterapia. El metotrexato es un inmunosupresor, por lo que se utiliza en el tratamiento del cáncer y las enfermedades autoinmunes graves.

Después de desarrollar infecciones graves con estos medicamentos, hizo el cambio al cannabis. Comenzó a usar aceite de cannabis con alto contenido de CBD y a exprimir las hojas crudas de las plantas de cannabis con alto contenido de CBD.

Al comenzar este tratamiento a base de hierbas, su condición mejoró dramáticamente. En su canal de YouTube, Angie en YouTube, explica cómo el cannabis trata su lupus,

“El aceite de cannabis con alto contenido de CBD ayuda al lupus de muchas maneras. Por un lado, ayuda a reducir la inflamación. Ayuda con las náuseas, ayuda con los niveles de energía, y con el agotamiento. Ayuda a dormir mejor, descansar más, descansar más profundamente.

Definitivamente ayuda a mantener cosas como el liquen plano [erupción cutánea], que es algo que trato con el lupus. No me he deleitado con eso desde que tomé aceite de cannabis. También vasuclitis [inflamación de los vasos sanguíneos]. Ni siquiera he tenido una erupción de Mylar en más de dos días desde que tomé el aceite.

En general, este simple artículo apenas rasca la superficie del cannabis y las enfermedades autoinmunes. Está claro que el sistema endocannabinoide es un aspecto clave de la función inmune.

Sin embargo, todavía tenemos un largo camino por recorrer cuando se trata de aprender cómo la hierba impacta la función inmune.

Por ahora, es seguro decir que parece haber una muy buena razón por la cual los pacientes autoinmunes están recurriendo a la hierba en busca de alivio.”

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here