Los 6 Principales Beneficios del Cannabis para Combatir el Asma

0
5439
Actualmente 300 millones de personas son afectadas por el asma, la cual es una enfermedad crónica respiratoria que es padecida por personas en todo el mundo. Esta fue la causante de alrededor de 250.000 muertes en el 2011. Durante milenios, el Cannabis fue utilizado para tratar los síntomas de dicha enfermedad en diferentes tradiciones medicinales, tales como las de la antigua India y China.

Un síntoma primario de un episodio agudo de asma es el dolor que provoca el asma. Estudios han demostrado que un 76% de los pacientes sufren dolor agudo en el pecho durante un ataque. Este dolor relacionado con el asma es generalmente caracterizado por un dolor profundo, o sensación pulzante que se desarrolla gradualmente durante las primeras horas del ataque y se disipará a medida que este desaparece. Los estudios invesigatorios que se han llevado para conocer la capacidad que el Cannabis tiene en tratar el dolor relacionado con el asma, se ha observado que en los efectos broncodilatadores hay mejoras subjetivas y que los analgésicos de ciertos cannabinoides podrían ser útiles para control del dolor generado por la enfermedad, tanto en la reducción de la presión y la constricción de los pulmones actúa de manera directa en los nociceptores (células nerviosas sensibles al dolor).

Antibiótico

Aunque es muy popular la idea de que el asma tiene una base genética, existen cada vez mas pruebas que demuestran que la enfermedad esta relacionada con infecciones bacterianas o virales durante la primera infancia y que en base a su efecto sobre el sistema inmunológico, logran que los enfermos sean susceptibles a alergenos e irritantes.

Durante un tiempo atrás los recientes estudios han demostrado que los cannabinoides THC, CBD y CBG surten efecto ampliamente bactericida frente a muchos patógenos comunes e infecciosos gracias a los efectos bactericidas de los cannabinoides.

Antiinflamatorio

Debido a los niveles de inflamación persistente en los bronquios y bronquiolos el asma es considerada como una enfermedad inflamatoria crónica. Dicho el caso los estudios han arrojado la conclusión de que el cannabis reduce la constricción bronquial al igual que el salbutamol.

En general, los episodios agudos de asma se tratan con broncodilatadores como primera línea de defensa, pero en los casos graves, también es posible administrar algún tipo de medicamentos antiinflamatorios, tales como esteroides o AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos).

La primera línea de defensa en contra de los episodios agudos de asma son los broncodilatadores. Se ha descubierto que los cannabinoides reducen la inflamación bronquial, los estudios se centran en su efecto broncodilatador y actualmente se estudia la relación entre cannabis y su capacidad para tratar ciertas terapias relacionadas con enfermedades inflamatorias moduladas, ya que se han encontrado receptores cannabinoides en el tejido pulmonar humano, aunque estas concentraciones relativamente son bajas, es cierto que desempeñan un papel fundamental en la regulación de la inflamación, las contracciones y las dilataciones musculares, y en diversos procesos metabólicos. Sin embargo, las investigaciones sobre la respuesta inflamatoria inmune modulada y cómo el cannabis puede ayudar apenas está dando sus primeros pasos.

Broncodilatador

La capacidad del cannabis para actuar como broncodilatador es quizás su propiedad más importante en lo que se refiere al tratamiento del asma. Durante un ataque de asma, los bronquios (la red de ramificación de tubos que transportan el oxígeno a los alvéolos) se contraen, haciendo que el nivel de flujo de oxígeno se reduzca drásticamente.

Generalmente, el grado de broncoconstricción durante un ataque se determina mediante las mediciones de flujo espiratorio máximo, que se toman a los pacientes y se comparan con lecturas tomadas en circunstancias normales. Por lo tanto, se puede determinar la diferencia entre el tipo normal de flujo de aire y el flujo de aire limitado durante un ataque.

Se ha demostrado que la administración de cannabis en diferentes formas ayuda a mejorar, considerablemente, la bronco constricción ya sea durante un ataque de asma o en circunstancias normales ya que se han encontrado receptores cannabinoides en el tejido pulmonar humano.

En la década de 1970, una serie de estudios que investigaron los efectos broncodilatadores del cannabis para los asmáticos fueron publicados, estos estudios realizados lograron demostrar que el humo del cannabis, a diferencia del humo del tabaco, causaba un efecto broncodilatador. Por otro lado un estudio de 1974, revelo que aunque el efecto broncodilatador del cannabis era más débil que el del isoproterenol, tenia un tiempo mas largo de duración. En otro estudio realizado en 1976, en base a los datos arrojados se demostró que el cannabis era tan eficaz como el salbutamol, aun así este último alcanzaba una broncodilatación máxima más rápidamente.

Dentro de la ciencia de los cannabinoides, existen factores que complican la situación. Se puede poner como ejemplo, un estudio reciente que en el cual se descubrió que de hecho el cannabinoide endógeno anandamida, podía ejercer un efecto bifásico (por medio de dos etapas) en el tejido pulmonar: inhibiendo fuertemente la constricción bronquial en presencia de un alérgeno o irritante, pero causa constricción bronquial en circunstancias normales, cuando no se encuentra presente ningún irritante. Inclusive, algunos pacientes a los que se administró THC informaron que experimentaban constricción bronquial. Dado el caso, aun se necesita seguir investigando para así poder determinar exactamente cómo se deben utilizar los tratamientos de cannabinoides a todos los niveles.

 

 

 

 

 

 

Antiespasmódico

Dentro de la ciencia del cannabis existe la creencia de que puede ejercer un efecto broncodilatador a través de su capacidad para reducir la inflamación principalmente. También se cree que la capacidad del cannabis para reducir los espasmos musculares juega un papel importante para el control de la bronco constricción en un ataque de asma.

En base a un estudio en el 2014, Muestras de tejido pulmonar bronquial fueron tomadas a 88 pacientes humanos por los investigadores y fueron sometidos a una estimulación de campo eléctrico para poder lograr que el tejido muscular se contrajese. Después se les administró THC, cannabinoide endógeno 2-AG, y varios agonistas sintéticos de los receptores CB-I y II. Así fue como se descubrió que determinados agonistas del receptor de CBD, incluyendo el THC, reducían las contracciones musculares en base a la dosis. También, se observó que el cannabinoide endógeno 2-AG no surtía efecto alguno.

 

Expectorante

El resultado de cómo el cannabis actúa como expectorante resulta un tanto polémico. Aparece en la antigua farmacopeas del mundo, y se ha utilizado como tal desde hace miles de años, mas que todo en China e India, pero la investigación moderna ha arrojado sólo resultados ambiguos debido a los escasos estudios que se han realizad hasta el momento. Aun así se ha utilizado en medicamentos derivados del cannabis para la tos durante siglos.

Actualmente se cuenta con innumerables informes de alrededor el mundo que afirman un efecto expectorante después de fumar o vaporizar cannabis. Si sólo fuese observada entre los fumadores de cannabis, se podría descartar fácilmente que una consecuencia de la irritación causada por las partículas de humo, ya que se sugiere que la causa de la mejora es la sustancia activa del cannabis.

Por otro lado, la mayoría de las investigaciones existentes, apuntan que el cannabis tiende a causar la producción de mucosidad. Un ejemplo seria un estudio publicado en el 2014, los científicos observaron un aumento de las secreciones mucosas en los fumadores de cannabis habituales, y también un daño en los tejidos de las vías respiratorias. Es por esto que es necesario que se realicen nuevas investigaciones sobre los efectos expectorantes y descongestionantes del cannabis resultaría muy beneficioso.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here